Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Físicos [Postear con ficha Aceptada]
Sáb Mayo 30, 2015 4:43 pm por Invitado

» Especialidades para universitarios
Sáb Mayo 30, 2015 12:57 pm por Ekaterina Akeila

» Fairy Tail ¡Fire Up! || Afiliacion || Normal
Jue Abr 09, 2015 8:58 pm por Invitado

» Me voy.
Lun Abr 06, 2015 9:57 pm por Invitado

» Infamous {Normal}
Sáb Abr 04, 2015 6:35 am por Invitado

» Sueños de Arianth {Afiliado normal}
Jue Abr 02, 2015 8:10 am por Invitado

» Nos veremos
Miér Abr 01, 2015 8:07 pm por Invitado

» Gran Baile -Colectivo-
Miér Abr 01, 2015 2:55 pm por Invitado

» Búsqueda del Tesoro {Bases}
Miér Abr 01, 2015 2:08 pm por Ekaterina Akeila

» Aurum et Argentum {Evento Medieval}
Miér Abr 01, 2015 1:10 pm por Ekaterina Akeila

Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Apolo, el dios del sol [Priv. Apolo]

Ir abajo

Apolo, el dios del sol [Priv. Apolo]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 21, 2014 6:43 pm

En la mitología no se habla mucho sobre Orion, algunos dicen que era un Dios y otros que era un gigante, unos que era un semidios y otros que era un simple humano. Sin embargo, Orion para no ser alguien que tenga definida su persona, tiene una constelación. Orion, por sus orígenes, suele tener curiosidad sobre su nombre. Por lo que la noche anterior al evento, estuvo leyendo leyendas. Entre las que tocó, estaba la relacionada con Artemisa, la diosa de la caza. Bien, había leído la mayoría de las leyendas y todas eran igual de interesantes. Desde hacía tiempo le interesaba todo sobre Apolo pero aunque quería leer, buscaba el origen de su nombre. No había decidido que hacer, por lo que cuando le llegó un correo de la escuela con el nombre de un evento que estaba comenzando, decidió que ya tenía algo que hacer. En realidad, su compañero de habitación fue el que le leyó y la búsqueda por voz le dio los resultados de su investigación; porque es obvio que no puede hacer las cosas de forma normal.

Con ayuda de su bastón al caminar y el mal orden de sus insectos para darle órdenes para andar por los pasillos de la academia. En fin, llegar fue más que una aventura épica, fue como una aventura de muerte, porque casi se muere tomando el autobús y casi se muere bajando de este. Decían que la gente ciega tenía que andar con un perro especial, pero por políticas de la academia sabía que no podía hacer nada al respecto, pese a que quisiera contar con alguien más para cuidarle. No era por nada, pero sus insectos no eran muy buenos en cuidar a un hombre que no ve, por lo que no podía creerles del todo. Por suerte, una chica, también estudiante de Greenlight, le acompaño hasta la entrada hasta que vio a sus amigas.

Decidió vagar por ahí y finalmente, llegó a lo que parecían obras de teatro y se distrajo oyendo, sabía que iban a actuar algo de flores y una obra sobre insectos. No podía ver, pero se sentó y disfrutó del espectáculo. No parecía muy emocionado, pero no podía disfrutar las flores de la misma forma que otra persona normal. Lo bueno es que le regalaron un bote de palomitas y mantequilla extra. Se sentó en un asiento en la primera fila e intentó prestar atención o al menos lo hizo hasta que alguien ruidoso se sentó detrás de él y no dejaba de denigrar la calidad de la obra. Sus insectos decían que era interesante, pero él no lo sentía ni interesante... Ni molesto. Era neutral, era gris, como todo en su vida. Sin embargo, aquel que se reía como loco, comenzaba a colmarle su paciencia.

¿Podrías cerrar la boca? Estoy intentando escuchar.— Se giró, no muy seguro de hablarle a la persona correcta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Apolo, el dios del sol [Priv. Apolo]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 23, 2014 7:46 pm

Flores, flores y más flores  ¿Qué podría ser mejor? Alcohol, putas quizá, pero no, para Apolo era como estar en el paraíso, bastante extraño, pero cierto. Nuestro amante de las flores recorría con descalzos pies los senderos estrechos por los cuales se abrían paso las personas que presenciaban el evento ¿Qué mejor época para llegar a la Academia que Primavera? Realmente Apolo no se esperaba ser tan bien recibido por la naturaleza de Australia con semejantes árboles y flores rebosantes de vida, si bien las ciudades contaminadas no eran lo suyo, el concreto se calentaba demasiado como para dar un paseo sin zapatos; pero el bosque era simplemente maravilloso al igual que el lago, tan salvajemente hermoso como peligroso.

Una sonrisa que residía sobre sus labios, al igual el ámbar de sus ojos brillaba con mucha energía, sus pupilas dilatadas y un ligero rubor en las mejillas dejaban ver la emoción que nacía desde el interior de nuestro querido Dragón blanco. Su respiración era agitada por la excitación de sus emociones, ver tantas flores en perfecto estado, estudiantes disfrutando de su belleza y otros profesores hablando sobre su anatomía y forma de uso en la vida. Siendo un profesor novato pero con conocimientos en el tema, a Apolo le habían ofrecido tomar un puesto para dar platicas con referencia a las flores, con gusto aceptó pero al parecer el papeleo y demás había salido mal dejando sus ganas de enseñar a los estudiantes plantadas (Chiste malo).

Finalmente, después de haber camino de extremo a extremo de la feria, Apolo pudo divisar con su ámbar vista un pequeño escenario y frente de él hileras acomodadas con la intención de recibir espectadores ¿Por qué no ser uno?. El profesor caminó sin temor alguno hasta los asientos que aparentaban estar vacíos, decidió sentarse cerca del escenario sin darle importancia a su altura y muy cómodamente esperó a que iniciara la representación. En el lapso de espera, una dulce estudiante se acercó al albino profesor y le ofreció una botana: Palomitas de maíz, gustoso y con un sonrojo en las mejillas, Apolo aceptó las palomitas, no era muy fanático de las comidas saldas, pero se podría decir que las palomitas de maíz eran la acepción.

Los asientos comenzaron a llenarse poco a poco y un par de chicos de cabellos castaños tuvieron la idea de sentarse a cada lado del profesor alvino, sin respeto alguno, los dos estudiantes comenzaron a hablar sin importarles la presencia del docente. Aclarando su garganta y cerrando los ojos, expresando molestia con su rostro dijo: - A callar, por favor – Y el telón se abrió.

Sin detener el consumo de sus palomitas a una velocidad que amenazaba con acabárselas pronto, los dos castaños comenzaron a parlotear nuevamente ¿Cuál era el punto de venir a ver una obra tan hermosa y bien argumentada si se está conversado? Cerró los ojos ámbar con cierta molestia clara en su rostro y una especie de Tic en la ceja se hizo presentes –Creí haber di … - Pero su frase no pudo ser terminada, pues un aparente estudiante se giró y con gruesa voz pidió silencio, en ese momento las mejillas de Apolo se sonrojaron bastante y sintiendo algo de culpa bajó la cabeza con suavidad – Lo siento – Y disculpando su supuesta indebida acción guardó silencio (Si es que se puede callar más) El tiempo pasaba y aun con algo de culpa en su cuerpo prestó atención al resto de la representación.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.