Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Físicos [Postear con ficha Aceptada]
Sáb Mayo 30, 2015 4:43 pm por Invitado

» Especialidades para universitarios
Sáb Mayo 30, 2015 12:57 pm por Ekaterina Akeila

» Fairy Tail ¡Fire Up! || Afiliacion || Normal
Jue Abr 09, 2015 8:58 pm por Invitado

» Me voy.
Lun Abr 06, 2015 9:57 pm por Invitado

» Infamous {Normal}
Sáb Abr 04, 2015 6:35 am por Invitado

» Sueños de Arianth {Afiliado normal}
Jue Abr 02, 2015 8:10 am por Invitado

» Nos veremos
Miér Abr 01, 2015 8:07 pm por Invitado

» Gran Baile -Colectivo-
Miér Abr 01, 2015 2:55 pm por Invitado

» Búsqueda del Tesoro {Bases}
Miér Abr 01, 2015 2:08 pm por Ekaterina Akeila

» Aurum et Argentum {Evento Medieval}
Miér Abr 01, 2015 1:10 pm por Ekaterina Akeila

Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

¡Será un buen día para todos!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Será un buen día para todos!

Mensaje por Invitado el Dom Mar 15, 2015 7:53 pm

Un día más en el trabajo. Keip estaba barriendo las hojas caídas de los árboles decorativos exteriores de la entrada principal. Aprovechaba a realizar este trabajo cuando los jóvenes estaban en clases, así evitaba a la multitud y el hecho de que su esfuerzo no fuera en vano. A pesar de que no llevaba mucho días en la academia, durante muchas ocasiones, a veces adrede, otras sin querer, los chicos acababan por ensuciar de nuevo, así que prefería hacer su parte dividiéndola dos veces al día: en la mañana y durante las clases.

La academia que se alzaba siempre gloriosa no podía arruinar su buen prestigio por encontrarse sucia, así que bueno, de cierta manera su trabajo ocupaba un importante papel en Green Light. Fue sorprendente para él cuando llegó a solicitar el trabajo y vio que la cantidad no era una miseria a comparación de otros sueldos que había obtenido. Incluso estaba un poco arriba del promedio, pero claro, no era nada sencillo. Los conserjes en la academia no eran muchos, solo los necesarios. El trabajo se dividía entre todos para que éste fuera más eficaz y se realizara con mayor rapidez, pero cuando se consideraban los metros cuadrados que la academia tenía entre campus y campus, era un auténtico dolor de cabeza. Keip, en un inicio, no se había percatado de ese hecho y no lo hizo hasta que dentro de dos días, el dolor de espalda se hizo insoportable. De no ser porque se le proporcionaba un buen material, no habría podido continuar con el trabajo.

Keip, llevaba ya… ¿Qué será? Unos trece días ejerciendo en aquella academia. No podía decir que estaba muy contento con el trabajo, pero tampoco podía externar algo como que lo odiaba, era solo que… No era perfecto, obviamente.  Dejando de lado el obvio dolor de espalda y de cabeza con los que ahora tendría que aprender a vivir, la presión y tortura psicológica por parte de la mayor parte de los estudiantes era agobiante. Procuraba ignorar aquello, pero cuando era tan constante resultaba imposible no prestarle atención.

Prefería cuando pasaban de largo, cuando ni siquiera se volteaban a verlo. Aunque no todos los alumnos eran así, claro era, siempre existía alguno que amablemente le decía los “¡Buenos días!” o que simplemente le deseaba una linda tarde. Algunos lo debían hacer por ser amables, otros por respeto y otros por lástima, pero nunca hubiera imaginado que un simple saludo cordial pudiera alegrarle el día. El solía hacerlo. Salir del vecindario significaba para Keip saludar y dedicarles una suave sonrisa pero sincera sonrisa a sus vecinos. Recordaba que su madre, una vez adaptada a la cultura europea, le enseñó aquellos modales anglosajones. Una costumbre que se le quedó y con la que sin temor alguno proseguía realizando. Le gustaba ser educado.

Tan solo pensar en que sus “buenos días” podían tener el mismo efecto en otras personas que el que tenía en él ya le había alegrado el día. Una discreta sonrisa se asomó por los labios del ser acuático mientras que retiraba un largo mechón de su rostro. Llevaba el cabello amarrado con una simple coleta baja, muy floja, así que partes de su cabello se soltaban.

Unas cuantas gotas de sudor empezaron a resbalar por su rostro. En cuanto llegara a su humilde vivienda tomaría un buen y refrescante baño con la cola marina al descubierto. No podía esperar por terminar su trabajo y disfrutar del resto del día, si es que no le llamaban para realizar una limpieza nocturna.

El dorso de su mano recorrió su frente y retiró el sudor de un solo movimiento, aunque segundos después las gotas de transpiración comenzaron a emerger de nuevo. No le dio importancia y continuó barriendo. El aire no se caracterizaba por estar muy presente en el verano, así que la limpieza realizada estaba siendo ligera, eso, de alguna u otra manera le alegraba aun más.

Estar limpiando le daba tiempo de sobra para pensar y reflexionar, sentimientos de frustración y tristeza le podían invadir por unos momentos, pero instantes después podía encontrarse feliz., y todo por sus pensamientos ¡Vaya que la mente era poderosa! Con una sonrisa en el rostro, alzó su mirada hacia el cielo, admirando su belleza, obra de la madre naturaleza. Era un hermoso día, un hermoso que esperaba no fuera arruinado…

¡No había que estar con pensamientos negativos! "¡Será un buen día para todos!"
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.