Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Físicos [Postear con ficha Aceptada]
Sáb Mayo 30, 2015 4:43 pm por Invitado

» Especialidades para universitarios
Sáb Mayo 30, 2015 12:57 pm por Ekaterina Akeila

» Fairy Tail ¡Fire Up! || Afiliacion || Normal
Jue Abr 09, 2015 8:58 pm por Invitado

» Me voy.
Lun Abr 06, 2015 9:57 pm por Invitado

» Infamous {Normal}
Sáb Abr 04, 2015 6:35 am por Invitado

» Sueños de Arianth {Afiliado normal}
Jue Abr 02, 2015 8:10 am por Invitado

» Nos veremos
Miér Abr 01, 2015 8:07 pm por Invitado

» Gran Baile -Colectivo-
Miér Abr 01, 2015 2:55 pm por Invitado

» Búsqueda del Tesoro {Bases}
Miér Abr 01, 2015 2:08 pm por Ekaterina Akeila

» Aurum et Argentum {Evento Medieval}
Miér Abr 01, 2015 1:10 pm por Ekaterina Akeila

Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Alcanzando una estrella.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 02, 2014 9:59 pm

Nuevamente se encontraba en el turno nocturno, algo idóneo para un ser como Dietrich, pero lejos de estar contento con el horario presentaba este día un terrible humor, el cual cabe decir que viene pudriéndose desde muy temprano. Una de las razones más importantes para su pésimo estado anímico, era aquel tedioso dolor que sentía en su cuerpo y, si bien era algo normal en su persona, este día le atacaba con fuerza.

Se acercaba la medianoche y el vigilante se dirige a la azotea del edificio principal, era un sitio que le gustaba mucho no solo por la soledad que ofrecía, sino que la vista era privilegiada. Apenas abre la puerta alza la mirada al cielo, no había nube alguna ya que ese día por la mañana había llovido y se apreciaban con suma claridad las estrellas, aunque no se podía pedir mucho considerando que ese sector era bastante central y por ello con mucha luz.Detiene sus pasos unos instantes y apoya su cuerpo en el muro al lado izquierdo de la entrada.— Sabía que estaría así esta noche... — comenta en un susurro, sintiendo como la noche le encantaba poco a poco. Retira con lentitud su cuerpo de la fría pared y retoma la caminata, pero a diferencia de lo acostumbrado decide darse un descanso para observar las estrellas.

Dirije sus pasos hacia la escalera que conecta con el mirador, era un sitio que medía quizás un tercio de la azotea pero aún así era un sector muy amplio. Al terminar de subir, verifica la puerta y se encontraba sin seguro, siendo prácticamente normal en Greenlight. — ¿hasta cuando dejarán que el alumnado haga lo que se les antoje? es ridículo...— algo enfadado al pensar que podría toparse con un grupo drogándose, teniendo sexo o cualquier indecencia. No es que le eso le moleste, pero a él le pagan para que esas cosas no ocurran durante su turno y menos entre personas que apenas si son mayores de edad. Avanzó con sigilo y evitó hacer ruido con la puerta, por lo que la dejó a medio cerrar mientras se adentraba en el aún oscuro sitio. Al caminar se apreciaba nítidamente a sus ojos (al ver muy bien en la oscuridad) algunos muebles, estantes e incluso una mesa dedicados al confort de los visitantes. Las paredes del mirador eran de vidrio, exceptuando los pilares que sostenían la edificación y una pequeñaporción del techo. Todo lo demás era translúcido y, en el la zona final, un espacio no tenía tejado. Ideal para colocar algún aparataje como telescopio o lo pertinente.

No vió a nadie en el interior y dudaba que se estuviera ocultando, el único sitio posible sería un baúl donde cabría una persona de tamaño promedio, pero ¿alguien sería tan tonto como para ocultarse ahí? sin olvidar que, para esconderse es porque algo malo realizó. Suspiró hondo y prefirió pensar que era el único en el lugar. Caminó hasta llegar al extremo donde el cielo se veía sin ningún obstáculo, puso ambas manos en el barandal de acero y recargó su peso hacia ellas.Un poco de nostalgia causó que bajara la mirada,sumado a la soledad del lugar parecía bastante deprimente.


Aspecto:


Última edición por Dietrich Meier el Sáb Nov 08, 2014 6:00 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Miér Oct 15, 2014 11:03 am

¡¿Esto es una maldita broma?! Heee... disculpen mi vocabulario pero... es que la calor es insoportable y esta sacando lo peor de mí, y no, no es que afuera este caliente, de hecho es más agradable esta afuera que en ese horno que se actualmente mi habitación. Personita curiosa ¿quieres saber que paso? te cuento: Mi estúpido paraguas rosa, se le ocurrió la brillante idea de subir la temperatura de la habitación mientras yo dormía cómodamente en mi mullida cama; agradezco el gesto, soy un dragón cosa que ya sabes mi cuerpo necesita estar caliente; Lero pensó que podía morder la perilla para subir la temperatura, ¡pero el muy anima la rompió! y mi cuarto es actualmente un sauna. No eran más que las diez de la noche, patee sabanas, cobertor y tome un abrigo ligero además de mis sandalias.

Escuche a Lero jurar que lo areglaria, pero yo solo quería salir de ese sauna. Mis pasos enojados me llevaron a la academia.  Y que sorpresa la mía al darme cuenta que la seguridad de este lugar era mala, sonreí malvadamente como mi madre me enseño. Se que para ir a la academia suelo ir con mis escamas blancas, pero era de noche así que no me importo mucho mantener mis escamas negras, es decir mantenerme morena. Corrí por los pasillos hasta llegar a la azotea, abrí la puerta del mirador, me saque los zapatos y los puse debajo del armario, el abrigo lo doble y lo deje un baúl por si alguien aprecia y se lo quisiera llevar. Mire la noche... realmente hermosa, tantas estrellas centellando me dieron ganas de jugar, así ¿porque no? Me pare sobre la baranda, extendí mis alas negras... la suave caricia del viento en ella, mitigaba un poco el dolor de sacarlas, ya sé, ya sé lo he dicho muchas veces pero no quita el hecho que ¡Duele!

Creo que me estoy perdiendo en los detalles.

Extendí mis alas y deje mi cola salir a través del vestido blanco, la moví lentamente. - ¡Listo! Es hora de un paseo nocturno...- no le hable a nadie, era para mi misma. Salte del barandal, deje que el viento golpeara mi rostro con fuerza ya cuando estaba a unos tres metros del suelo, extendí mis alas evitando el choque me eleve lo más que pude, di giros, vueltas, jugué con las nuebes...  atravesandola viéndolas disolverse, jugué con algunos mursielaguitos que aparecieron por hay y con jugar quiero decir los perseguí hasta que me sentí cansada. Fue una buena sección de vuelo.

Retome rumbo al mirador de la academia, pero la briza estaba cada vez más fuerte, por mucho que intentaba no lograba mantener el control... me estaba mareando con aquella corriente de aire, sentía que el punto de aterrizaje, ejmejm es decir el mismo barandal del cual  salte una horas antes, ya me costaba sostenerme... ¿sabes personita que lee? mi tiempo máximo de vuelo son dos horas y con esta briza puff estaba perdiendo altura. Hice mi mejor esfuerzo para alcanzar más velocidad y llegar a la barandilla. Bueno un golpe más un golpe menos... seguro que dolería menos que dar de lleno con piso unos veinte metros abajo de mí.

Deje de ver el piso y mire mi meta, -¡¿Hee?!- lo que me faltaba y ese de donde salio. Alguien estaba de pie contemplando el panorama justo donde terminaba mi trayectoria, delegue mis alas para intentar frenar pero a la velocidad que venia era imposible, no tenia idea de como llamar su atención, así que a todo lo que daba mis pulmones, sin cambiar de voz pero por el pánico general se me olvido que podía hacer eso -¡¡¡Cuidado!!!- pero estaba demasiado cerca, tendía que ser sonic el erizo o algo así para quitarse a tiempo atine a cubrir mi rostro con mis manos, pero reaccione antes, de apelito abrí los brazos, aumente la envergadura de mis alas como si fuera un paracaídas, ojo que no se diga que no intente frenar, porque hice todo lo que me fue dragonamente posible.  Y si logre reducir la velocidad pero no tenia control de mi trayectoria. Y mi bienestar es primero, así que me abrace de la figura que a duras penas pude advertir. ¿Ya se imagina lo que paso luego no?

Solo les diré que todo me da vueltas.


Así se ve:
Buajajajaja la pongo cundo llegue a casa XD Bueno eso era :3
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 06, 2014 8:57 pm

Sus pensamientos dispersos seguían moviéndose dentro de su cabeza, estaba demasiado concentrado con aquella lluvia de ideas que no pudo percatarse de que pronto sería parte de un aterrizaje forzoso. Tampoco el grito desesperado de la mujer causó perturbación alguna en el hombre,quien simplemente estuvo parado hasta que la chica le cayó encima. La reacción de Dietrich ante eso fue nula, no pudo amortiguar el golpe y por ello con la otra encima quedó estampado en el suelo. Fue una fortuna el que no se haya golpeado la cabeza, podría haber sido grave, pero como el cuerpo que chocó contra él no era tan grande no fue un impacto muy severo, no obstante, el dolor sentido no fue menor.

Se quejó en el suelo y demoró en darse cuenta de lo sucedido, vio a una joven sobre su cuerpo y esta chica tenía alas en su espalda, aquello le desconcertó en primera instancia pero a medida que recobró la noción de lo que sucedía fue calzando todo en su cabeza. Miró sereno a la chica, quien no se veía de más de 15 años, pero Dietrich no detuvo su inquisidora mirada sobre aquella — Esto no me lo esperaba jovencita...— dijo sin levantarse aún del suelo puesto que le tenía encima,además le dolía la espalda. — Quizás estoy demasiado viejo como para ayudar al aterrizaje de terceros — esbozó una suave sonrisa — debería practicar un poco más ¿no le parece? — comentó sin conocer los detalles que le orillaron a estrellarse con una persona.

Acomodó su cuerpo y con eso el de la chica, a quien sostuvo entre sus brazos y terminó por sentar frente a él en un acto bastante cuestionable al considerar sus aspectos. Dietrich era muy viejo, pero no aparentaba más de 21 o 22 años y contrastaba con lo joven de la chica frente a él, siendo un análisis netamente físico. Depositó su mirada en los dorados orbes ajenos, tenía una bella mirada y por momentos Dietrich se mantuvo en silencio, pero no era prudente, por lo que acotó — ¿cuál es su nombre? — le consultó manteniendo un fingido respeto, siempre lo hacía. Ladeó su rostro sin dejar de observa su rostro, se trataba de una bella joven y daba gusto verla,sin olvidar el sencillo y sugerente atuendo que portaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Vie Nov 07, 2014 11:18 am

No me esperaba aquello, aun todo me daba vueltas… jejeje que ridículo que una simple brisa (si claro) me dificultara tanto el aterrizar a ¡mi! Es decir si fuera otra persona seria normal, pero ¿a mí? Algo tenía que estar mal con migo… ups claro, claro mi tiempo de vuelo siempre ha sido limitado. Hay veces en la que se me pasa un poco eso. No es que no lo tome en cuenta es solo que la sensación de volar en tan liberadora, ¿sabes personita curiosa? Me gustaría que entendieras de lo que te estoy hablando pero creo a menos que tengas halas o levites, no me entenderás del todo.

Ante el suelo, pero estaba blandito… ok no tan blandito como pastelillo, sino blandito como tejido y tela. Estoy segura que me hubiera quedado un rato intentando descubrir que era aquello, aun sentía el mareo pero la voz masculina, claramente masculina me recordó  que no era Sonic el erizo y que lo termine ¿atropellando? ¿Arrollando? Lo gracioso es que es una almohada muy cómoda. Jajajaja el tipo es gracioso, aguante una pequeña risilla que para gusto o disgusto fue escuchada dada la cercanía – Para estar “viejo” fuiste una excelente pista de aterrizaje- le conteste con claro agradecimiento y cierto realcen en el “viejo” me dio curiosidad verle, así que abrí mis ojos dorados.

Owww… si eso es estar viejo yo soy una bebe, el “Viejo” no se ve nada mal, aunque puede que lo sea, si hablamos de apariencias no me dedicara a juzgar, por lo menos no esta noche. Infle una de mis mejilla en un gesto tanto infantil e indignado– Yo sé aterrizar… pero estaba en mi limite y una ráfaga de viento no me ayudo a hacer algo decente, lo siento…- baje un poco la mirada ya por fin las cosas dejaban de moverse de forma errática ante mis ojos. ¿Qué tanto daño le había hecho? Esperaba que no fuera humano o tal vez se hubiera roto algo, pero no despedía aquel desagradable olor a mono. Tal vez suene un poco egoísta personita que lee  pero agradecía a quien fuera por haber amortiguado mi caída o hubiera terminado con más de un hueso roto, maldita fragilidad.

Me deje abrazar, la verdad no me incomoda aproveche el momento para mirar aquellos cautivantes orbes plateados, eran hermosos me recordaban al mercurio liquido. Supongo que mi chaparritud es claramente apreciable por mi querida pista de aterrizaje jejeje. Realmente era un hombre hecho y derecho, a quien engaño es guapo eso no se niega. Momentos como esto no pasan muy seguido, me sentía observada pero no era algo molesto. –Aymerick Kameloth- hice una pequeña reverencia ante su persona – ¿Y usted me regalaría su nombre? - ¿enserio lo dije de esa manera? Ay dioses que pena. Pero por los colmillos de mi madre que no me arrepiento.

No me moví de mi lugar estaba cómoda en aquella comprometedora posición, que el mundo pensara lo que quisiera no me importaba. Mires mis piernas y fue cuando note que mi vestido estaba un poco enrolladlo  quedando a medio muslo; Tengo bonitas piernas gracias por preguntar. Lo que realmente me incomodó fue que al mover mis alas una de ellas me escoció mucho, no pude evitar el gesto, pero las deje quietas y ligeramente retraídas.

Tenía que evitar que preguntara odiaba verme tan vulnerable – Que te trae en tan hermosa noche a la academia, en la cual yo no debería estar- le sonreí con picardía, sacándole ligeramente la lengua; eso estaba volviendo un gesto demasiado mío, de hecho siempre lo fue.  
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 08, 2014 5:51 pm

Poco a poco fue sintiendo el dolor invadir su cuerpo, él normalmente sentía fatiga y un dolor crónico* que le hacía un tanto difícil la vida, pero ahora no podría describir lo mal que se sentía. Incluso en su rostro se notó cierto dolor pese a que normalmente lo ocultaba gracias a su orgullo y costumbre o resignación a ello.  

No esperó que ella se riera ¿había dicho algo gracioso? quizás si, Dietrich no era un hombre muy animado o con un sentido del humor como el resto, por lo que aquello podría ser una reacción normal. — Ohh~ entonces si serví de algo, fue un placer señorita — aquello era mentira y una muy evidente, pero Dietrich no buscó el ocultarlo y dudaba que alguien creyera que dejarse chocar por alguien del cielo era placentero, incluso para un masoquista era algo alocado. El moreno observó con detalle la manera en que ella reaccionaba, tenía un toque infantil y travieso, pero no era solo eso puesto que ocultaba un dejo de malicia ¿sería así?. Le causaba interés el averiguarlo. — entonces, tendrías que darte cuenta un poco antes de estar en el límite... o podría sucederte algo peor que esto — aquello podría sonar preocupado y quizás sea verdad, pero la forma en que Dietrich miraba o enunciaba las oraciones daba a entender un toque solamente superficial, como si no le importara que ella u otro muriera por chocar contra el suelo.

La joven, Aymerick, le sorprendió nuevamente por la selección de palabras al consultar el nombre del moreno, era una chica muy curiosa — ¿cómo podría negarme a tan hermosa dama? — lo susurró y prosiguió a responder en un tono igual de bajo — mi nombre es Dietrich Meier — bajó apenas el rostro y su mirada continuó fija en los dorados ojos ajenos, igualó la cortesía de la joven — es un placer el conocerle y debo admitir que no podré olvidar este encuentro — ¿y cómo podría alguien olvidar un accidente tan raro como este?.

Dietrich conocía el dolor, él lo sentía y pudo saber que ella también estaba adolorida pero no pudo adivinar donde, supuso que sus brazos o piernas habían sido golpeados con él o con el suelo, mas aquella pronto cambió el tema. Supuso que no era algo muy grave, pero se notaba en la faz del moreno que había captado aquello, su sonrisa le delató. Aguardó unos momentos antes de responder — suelo venir a estos sitios por las noches, no puedo evitarlo — no quiso decirle aún que era parte de su trabajo — además es muy cómodo...el venir de noche, suelen suceder cosas realmente interesantes ¿no le parece Aymerick?— mantuvo aquella formalidad hacia la chica. — tengo entendido que no se puede volar durante el día, al menos no con total libertad... de noche...— levantó su mirada y observó las bellas estrellas — las cosas siempre son diferentes...— murmuró más como un pensamiento que un comentario hacia la joven.

Acomodó sus piernas aún a los lados de la chica y se sentó mejor, apoyó una de las manos en el suelo y una mueca de dolor se hizo visible, era muy molesto y Dietrich no podía esconderlo. — Ahh, realmente estoy viejo — insistió con ello sabiendo que su supuesta vejez no era causante de aquel estado físico. — ¿siempre luce ese tipo de ropa? — regresó su mirada al cuerpo femenino — quizás esté mal que yo lo diga, pero le sienta muy bien... es bastante provocador — le dedicó una mirada fija y un amago de sonrisa, él lo decía con bastante seriedad. — aunque en momentos como este debiera tener cuidado — podría tomarse como una amenaza o advertencia sobre si mismo ¿no?

— ¿le apetece descansar unos instantes en el interior del mirador? aquí pese a ser un sitio muy alto no es precisamente privado, no sería grato que nos vieran en esta posición — los señaló con la mano libre la cual poco a poco se mecía hasta detenerse y regresar a su lugar anterior. No le importaría seguir así de cerca, pero si algún compañero pasaba por aquí y le miraba así con una alumna sería algo muy complicado de explicar. Principalmente porque Dietrich no se veía afligido.

Off:
Me gusta bastante el como narras con Ayme xD, si yo usara la 1ra persona con Dietrich no saldría nada bueno (?)
* Dietrich padece de fibromialgia:
La fibromialgia es un trastorno crónico que causa dolor general y rigidez en los músculos, tendones y ligamentos, además de no sentirse mejor después de dormir y sentirse fatigado. los síntomas varían de persona a persona y podrían incluir:
  • fatiga o cansancio generalizado
  • disminución de la resistencia física
  • tensión o espasmos musculares
  • dolor en áreas específicas del cuerpo, especialmente:
    —cuello
    —hombros
    —pecho
    —espalda (parte superior o inferior)
    —caderas y muslos
  • insomnio o falta de sueño
  • sensaciones de entumecimiento o inflamación (aunque en realidad no se presenta inflamación)
  • dolores de cabeza crónicos, incluyendo migrañas
  • rigidez por la mañana, que empeora a los primeros momentos de haberse levantado.
Más info en mi ficha(?)
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Lun Nov 17, 2014 12:54 pm

Creo a ver dicho que llegue a mi limite y que no pude llegar a tiempo porque el viento no lo permitió, hizo un puchero del cual fui consiente un poquito después porque me perdió en mis pensamientos/platicas contigo; así que es tu culpa. No acepto replicas, no dije nada porque como dicen los mono inteligentes “El que calla otorga” y le veo un poco de razón, ojo pero solo un poquito porque no quiero rebatirle aparte de que seguro le cause algún daño no es bueno intentando ocultar su dolor, aunque sus palabras son bonitas.

Vale el Sr. Colchón de Aterrizaje me tomo desprevenida “Hermosa Dama” ¿yo? Ok, no estoy exagerando me han dicho desde: Niña linda, enanita hermosa, lindura, pequeña doncella, etc. Peeeeerrrroooo… nunca Dama, me sonroje un poco, bendigo el tener mis tono de piel moreno ya que no se nota mucho. Jejeje igual no pude evitar una mínima sonrisa que dejaba ver lo feliz que me hacia el cumplido, pero no era como las sonrisas que le aprendí a copiar al rubio.

-El placer ha sido tomo mío, Sr. Meier. Lamento mucho si le lastime… seguro fue duro el golpe… lo siento.- musite algo apenada mostrando algo de pena en mis mentiroso ojos; gracias mamy por enseñarme tantas cosas útiles; porque estaba ligeramente divertida por ello, pero él estaba siendo tan amable conmigo que no pude evitar arrepentirme de utilizarlo como almohada. Pero me sorprendí cuando note sus ojos plateados mirando los míos, le sonreí entre coqueta y traviesa al escucharle hablar de nuevo. Y al parecer no soy la única que le gusta salir de noche, pero me limite a asentir para no sacar el tema nuestro “pequeño” accidente jujuju. – Muuy diferentes, pero siempre agradables. La única forma de poder volar en el día es estar en la clase de vuelo… y así no se puede sentir la misma libertad- le platique con clama tratando de no ver las alas, aun me duelen pero ¿sabes? Quiero guardar mis alas… y va a doler por eso no las muevo ¿Qué hacer? ¿Qué hacer? Mmnnn… y ahí está de nuevo esa mueca de dolor que me gusta y me disgusta. ¿Qué? No es tan raro que me guste el sufrimiento ajeno, tendrías que conocer a mi madre y podrías ver de dónde salen mis gustos.

Me gusta cómo me mira, me gusta que me miren aunque se no siempre es bueno –¿Mi ropa? Ohh… no esta es mi ropa de dormir, pero no difiere mucho de lo que uso a diario.- le sonreí traviesa sacando la lengua mientras trataba de contener la risa, porque reírme con soltura ara que me duelan las alas y no soy muy dada al soportar el dolor. –Aunque…- me detuve para escucharle y sonreí con toda la malicia que sus palabras implicaban - ¿Se refiere a los guardias o…- me incline un poco más hacia adelante para estar un poco más cerca de su rostro – o será de usted? –afile la mirada, miedo no le tendía podría defenderme o bien escapar, pero no era de mi agrado retirarme de ese lugar y todo a causa del calorcito que despedía su cuerpo el cual es de mi agrado apoye mis manos, bueno realmente solo la punta de mis dedos en el pequeño espacio de suelo que quedaba entre él y yo; le escuche atenta sin perderme detalle de su dialogo.

Arque una ceja ante lo último, ¿Y qué importa si nos ven aun no hacemos nada malo? – ¿Miedo a los guardias? - pregunte con un poquito de sarcasmo, pero me parecía un buen plan, así de paso no paso tanto frío. –De acuerdo- le sonreí me apoye mis manos en ese pequeño espacio en el piso levantando mi tracerito primero mostrando mi cola que alzaba un poco mi vestido, puse mi mano derecha sobre su hombro a la par que acercaba mi rostro al suyo; ¿A que soy una diablita?; le bese en la comisura de sus labios con toda la parsimonia del mundo –Por cierto, gracias por el cumplido-  ya luego solo me termine de enderezar.

¿Qué? No me mires así personita que lee… eso es parte de mi encanto, jajaja.

Le mire desde arriba con una sonrisa inocente pintada en la cara, mientras esperaba que se pusiera de pie, tengo curiosidad por ver cuán alto es. Si sentado o tirado en el piso se veía alto ¿cuán alto seria en realidad? Pero no me quede a esperar y camine hacia el techado. Me quede de pie en la mitad de la sala agarre mis manos tras mi espalda, le escuche caminar o más bien le sentí, es curioso pero tiene un paso casi nulo como una sombra… en fin eso no es taaannn importante; me voltee a verle -¿Dónde? Dietrich – le pregunte dando entender en “Dónde nos sentamos” porque no quiero separarme de ese calorcito que despide Dietrich. No le veía al lugar algo más privado pero sin duda esta menos a la vista, pero aun se puede mirar, jajaja ¿Qué clase de guardias tiene en este lugar? Siempre me han dicho que son muy buenos en su trabajo, pero tal parece que hoy no quisieron venir a la azotea. Blabla mucho pensamiento -¿Me puedo acomodar contigo? – pregunte con tal inocencia que hasta yo me sorprendí, no es que no lo haya hecho antes es con la naturaleza con que salió no puede vitar reír por lo bajo.  


avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Invitado el Vie Ene 02, 2015 4:10 pm

La mirada del mayor estaba fija en ella, detallando aquellos cambios en su expresión además de un aire diferente y quizás familiar, solo que Dietrich no se percató de él al estar más preocupado por el accidente y por el extraño encuentro. Se aguantó una risa ante sus palabras, ella se disculpaba pero Dietrich no estaba del todo seguro en si era una verdad o no, pero no había caso en pensar sobre ello, aún si la chica no estuviera arrepentida no importaba, fue culpa de él al distraerse mientras estaba de guardia.  — Las clases son aburridas… nunca te permiten hacer lo que quieres y te rigen a un sistema deficiente, en mi opinión claro.  — dijo sin mucho entusiasmo por aquello, aunque las clases y materias que él recordaba habían sido hace muchos años allá en Alemania, durante la última guerra. Su momentánea distracción fue acabada por el dolor, era inevitable no pensar en él aún si tenía a aquella bella joven frente a sí.

— Ya veo, como vestido de noche no se quedaría atrás — acotó breve. Algo que siempre le gustó en una mujer era que mostrasen algo de piel, no es que le desagradaran prendas como pantalones y esas cosas, tampoco tenía un pensamiento machista sobre ello, simplemente le era grato ver algún escote -en la espalda por ejemplo- o contemplar la belleza de los muslos. Como a casi todo hombre, le gustaban las curvas femeninas. Se quedó fijo unos momentos en aquella idea, en la anatomía contraria y no importó mucho que ella no se viera mayor, aunque el sombra ignoraba que era mucho menor que ella y sería Aymerick quien debería cuestionarse la situación. Claro, eso si es que lo veía como él.

Ante el comentario ajeno, no pudo evitar el sonreír con mayor amplitud debido a que ella captaba rápido las cosas, eso podría ser más bueno que malo en la mente del hombre. Bien podría decir “Ambos”, al ser una realidad pero más por cuidarse de aquellos dos en solo una persona, obviamente. ¿Cómo reaccionaría ella al saber que era un guardia? ¿Lo intuirá ya? Seguramente, por lo que no había mucho sentido en seguir ocultándolo. — ¿y si digo de ambos? — mantiene la proximidad con la joven e incluso la acorta peligrosamente, no quedaría en menos ante la osada mujer. — demuestra tu valía, porque tienes aquellos dos problemas ante ti, Aymerick. — ansió saber cómo reaccionaría, Dietrich sabía que no le temería o al menos no demostraría aquello al no haberse preocupado al inicio. Si se equivocaba, bien tendría la forma de molestarle y así divertirse con ella, todo tenía un lado bueno para él.

— No miedo a ellos precisamente… — frunció leve el entrecejo y pensó en el hombre que le contrató, además de su amigo uno de la familia Greenlight, no quedaría bien y seguro sería despedido o castigado. Ante la aceptación de la joven, pensó en levantarse y ayudarle a ello, pero las acciones contrarias le sorprendieron bastante, no pudo dejar de mirarle ante la nueva cercanía que ella le daba y por sobre todo, aquel  beso que no esperó en lo absoluto.  — Con eso me dan ganas de llenarte de halagos — susurra sin apartar su platinada mirada del rostro ajeno.  No dijo más nada, era innecesario y más con la vista que aquella le daba, Dietrich se levantó lentamente y no dudó en observar el caminar contrario, además que esa cola y alas no eran algo que él pudiera ver tan de cerca en su día a día.

Se sacudió la ropa y avanzó con el sigilo usual en un ser como él, solo alguien muy perceptivo podría advertir el suave paso del vigilante, quien no tardó en ocultarse bajo el techo de vidrio de aquel mirador. Su mirada se posó en ella, quien juguetonamente parecía incitarle cada vez más y con conocimiento de eso o no, lo conseguía. Dietrich avanzó hasta un sofá junto a uno de los muros, le señaló tras la pregunta ajena y se sentó. Era agradable, mejor que el suelo y le serviría para descansar un poco. — Adelante, siéntate en mis piernas si así lo quieres, al parecer soy cómodo — dice mientras alza una ceja y mantiene aquella suave sonrisa en su faz. Esa chica le entretenía, puesto que no era un hombre que sonriera a menudo, pero ahora parecía un tanto distinto.

Lo anterior lo había dicho en broma, pero algo en él le decía que Aymerick lo haría de todas formas, no parecía ser muy reservada, pero no a un grado vulgar. A la mirada de Dietrich era coqueta, juguetona y atrevida, pero seguía siendo una señorita a su ver. Claramente las cosas pueden cambiar de un momento a otro, bien lo sabe el moreno. — Si quieres un buen sitio para volar, te recomiendo el lago. No queda lejos y si lo sabes hacer, puedes escabullirte con facilidad hasta  allá. Eso si es que no quieres dar un pequeño show a los habitantes de la ciudad, dudo que no admiren la gracia con la que vuelas — acomoda ambos brazos en el respaldo del sofá y ladea su rostro hacia donde ella se encontraba. — Puedo darte un paseo si lo deseas, no vuelo, pero camino rápido. — estaba dispuesto, con honestidad, a enseñarle la ruta que él usaba si con eso podía disfrutar de su compañía en otra oportunidad.  — Aunque tendrás que prometerme una cosa, no volver a volar a estas horas sobre la academia — dice luego en un susurro — por ahora puedo pasar por alto este accidente y el hecho de que violaste el toque de queda — ríe leve, disfrutaba la situación — pero no es algo que vaya a olvidar, tenlo presente — no iba a extorsionarle o a chantajearle por su silencio, eso era que Dietrich usaba solo con quienes él creía serviría o sería más fructífero que hacer un trato decente.

— A veces me pregunto '¿Por qué soy tan indulgente en estos casos?' — dijo pensando en voz alta, aunque dicha interrogante solo tenía un único propósito y no era el cuestionarse la benevolencia con la que creía actuar ahora. Quedó en silencio y acomodó leve su anatomía en el blando sofá, bien podría dormir allí si estuviera solo, pensó entonces que seguramente él no era el único que llegó a pensar eso y tuvo cierto recelo para con el sillón. Afiló su mirada y prefirió descartar las imágenes que llegaron a su mente en ese momento, prefería ver y oír a la joven.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Alcanzando una estrella.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.