Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Físicos [Postear con ficha Aceptada]
Sáb Mayo 30, 2015 4:43 pm por Invitado

» Especialidades para universitarios
Sáb Mayo 30, 2015 12:57 pm por Ekaterina Akeila

» Fairy Tail ¡Fire Up! || Afiliacion || Normal
Jue Abr 09, 2015 8:58 pm por Invitado

» Me voy.
Lun Abr 06, 2015 9:57 pm por Invitado

» Infamous {Normal}
Sáb Abr 04, 2015 6:35 am por Invitado

» Sueños de Arianth {Afiliado normal}
Jue Abr 02, 2015 8:10 am por Invitado

» Nos veremos
Miér Abr 01, 2015 8:07 pm por Invitado

» Gran Baile -Colectivo-
Miér Abr 01, 2015 2:55 pm por Invitado

» Búsqueda del Tesoro {Bases}
Miér Abr 01, 2015 2:08 pm por Ekaterina Akeila

» Aurum et Argentum {Evento Medieval}
Miér Abr 01, 2015 1:10 pm por Ekaterina Akeila

Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 00 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Ir abajo

~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 22, 2013 9:11 pm

Pasaba los dientes de mi cepillo, entre mis largos y sedosos mechones de cabello; mi rostro tenía pegada una ensanchada sonrisa, estaba feliz, muy feliz y obviamente no podía evitar sonreír. Me había salido con la mía después de acosar a mi hermano todo el día para que esa tarde tomáramos el té. Como de costumbre ya sabía que él no estaría muy dispuesto a charlar, pero no importaba, yo hablaba hasta por los codos y con eso bastaba. Me deshice del uniforme gamma, odiaba tener que usarlo, no iba con mi posición social, pero tenía que aparentar si no quería llamar la atención, no podía dejar salir información que pudiera llegar hasta oídos de la mafia estadounidense, por lo que ser parte del grupo gamma era lo más indicado. Me puse un vestido en color negro, de mangas largas, pero era abombado en los hombros; la cinturilla era ajustada y estaba adornada con un moño; la falda era de vuelo ancho, con borde de encaje; sin duda un vestido de estilo ghotic lolita. Me apure a textearle a Danny, para avisarle que en un par de minutos estaría en su habitación, apenas terminaba de ponerme mis medias largas a rallas favoritas cuando escuche el sonido del timbre del móvil, lo atendí, leyendo en voz alta el SMS ––Lo siento…–– Apreté los labios, y destruí el móvil en mis manos; mi felicidad anterior ahora se veía consumida por enojo y prontamente tristeza, odiaba ser cancelada por él.

Quede hecha un ovillo en el centro de la cama, estaba sola, pues mi guardaespaldas tenía el resto del día libre; y por si fuera poco también me había perdido mi parte favorita del día, que era tomar el té y a parte ya no tenía celular. Me mordí el labio inferior, y me puse en pie buscando mis botas, luego de atarlas salí de mi habitación directo a la cafetería donde pedí un helado de ocho pisos, el primero de chocolate, seguido de fresa, vainilla, menta, café, cacahuate, albaricoque y por último de coco. Me lo lleve hasta la azotea, no me preocupaba que se derritiera pues estábamos en pleno invierno, además que mi propia temperatura era tan fría como un tempano de hielo, por lo tanto el helado se conservaría intacto.

Lamía con calma las bolas de helado, mientras que miraba muy pensativa el paisaje, tenía una excelente vista en la noche, así que el hecho de que todo estaba sumido en la oscuridad no era problema para mis extraordinarios ojos. Me acerque muy a la orilla del tejado, mirando la lejanía del suelo, en eso al escuchar un crujido, voltee a ver instantáneamente. Pensaba que era la única persona ahí, pero al parecer no era así.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 24, 2013 2:21 pm

"No puedo seguir así, necesito aire fresco."

Mikuo había estado todo el día encerrado en la biblioteca, en un rincón alejado del resto de los humanos y seres vivientes, leyendo hasta padecer de un dolor de cabeza infernal, en realidad el joven no solía visitar la biblioteca, y mucho menos leer, perdono quería hablar con nadie, solo quería silencio, soledad, y aquel era el único lugar en el cual lo conseguiría, no creyó nunca que se pasaría horas allí, de hecho, simplemente había planeado pasar un par de minutos en el lugar. Una vez que el dolor se volvió completamente insoportable se levanto, tomo el libro y se retiro del establecimiento, caminaba con la mirada en el piso, no quería toparse con nadie para iniciar una conversación, bueno, no es como si alguien le fuese a empezar a hablar justo en ese momento, ¿O si? Después de todo, el joven no conocía a muchos, y a ratos se volvía bastante antisocial, la ultima persona con la cual había hablado parecía haber desaparecido de la faz de la tierra, pero no importa, era mejor ¿Verdad?, claro, desde su punto de vista.

Agotado del encierro, se dirigió a la azotea, tan solo vistiendo el uniforme, una camisa, un chaleco a botones, nada muy abrigador, ignoraba por completo el frío invernal con el que podía encontrarse. Frente a la puerta de la libertad, soltó un suspiro, una sonrisa inocente y honesta se dibujo en su rostro por primera vez en el día, con su mano libre empujo la puerta para abrirla, una fresca brisa le golpeo, salió y dejo junta la puerta, después de un par de pasos un olor comenzó a molestarle, una sola palabra cruzó por su mente. "¿Vampiro?" ese olor único que poseían aquellas criaturas, el cual Mikuo podía reconocer con perfección, un olor a vino tinto con un suave toque de café y canela. El joven alzo la mirada para ver a la lejanía a una mujer de vestido oscuro y extravagante, un cabello de colores, que debido a la poca luz, no podía reconocer. Rápidamente giro su mirada a un lado contrario, se acercó con lentitud al barandal y se sentó apoyando su espalda contra él, quedando en la posición perfecta para ver a la mujer. Creyó haberse movido en silencio, pero no fue así, su presencia había sido notada, cosa que puso al Kitsune muy nervioso, ¿Qué pasaba si la mujer era peligrosa?, tal vez si se mostraba amigable podría salir de todo peligro.

- Hola. - hablo mientras cerraba los ojos, con una expresión forzada de total calma, de su mente no podía borrar el deseo de salir ileso de la situación.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 05, 2013 5:32 pm

––Hmm…–– Mire de pies a cabeza al muchacho, era lindo, por lo que ensanche una gran sonrisa en mis labios y conteste en un tono suave con un típico: ––Hola–– Y por más que el joven tratara de guardar la calma, percibí al instante su tensión; no podía culparle por ello, ya que aunque yo pareciera una muñeca de porcelana frágil y hermosa, ciertamente era un ser letal, mi aura de vampiro despedía esa esencia de depredador nato, que obviamente él había notado, así que no era un ser humano común y corriente como la mayoría que era ignorante de lo sobrenatural.

Mantuve fijamente en él mi mirada azul, era de un azul tan profundo que el mismísimo océano me tendría envidia. Reinaba el silencio, me mantenía callada, escuchando atenta los latidos de su corazón, eran tan acelerados,casi sonaban como la novena sinfonía de V. Caballer, pero más bien, se oían como una sinfonía de percusiones sin un director que los dirigiera, puesto que su pulso se escuchaba ruidoso y descontrolado. ––¿Te doy miedo?–– Dije rompiendo el silencio y sonriendo a medio labio. ––No me tengas miedo, aún no te doy motivos para que en verdad sientas lo que es el miedo…–– Di un par de lamidas a mi torre de helado y continué hablando intentando infligir más temor al muchacho, solo por diversión. ––¿Sabes?… sería entretenido hacer tus pesadillas realidad–– Me relamí los labios y con una velocidad impresionante me acerque hasta él quedando cara a cara. Sonreí de manera maquiavélica y con mi mano libre, lo tome por el cuello de la camisa, alzándolo a pocos centímetros del suelo. ––Aunque sería mejor usar nuestro tiempo en asuntos de la escuela… ¿te gusta la física? ¿Qué sabes sobre la gravedad?–– Extendí hacía la orilla la mano que sostenía el helado. ––Hagamos pruebas referentes a la caída libre ¿Que tardaría más en caer, éste cono de helado o tú?–– Moví el brazo que sujetaba al muchacho hasta la orilla, dejándolo a la intemperie del vacío. ––¿Qué me dices al respecto sobre esto?–– Le miré sonriente y con ojos tintineantes, estaba siendo mala y eso lo sabía, obviamente no le haría daño, pero no podía evitar encontrar divertido torturar a las personas aunque sea un poquito.[/color]
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 06, 2013 8:29 pm

Una voz delicada logró sorprender al joven Mikuo, sabía que los vampiros eran dueños de una calma bastante innata, o al menos así eran los que él había observado de lejos, pero nunca creyó que dicha calma fuese tan notoria, inclusive en su tono de voz, él, siendo alguien que había escuchado muchas voces durante su vida, sin duda se logró sorprender con el delicado tono de la mujer.

Podía sentir como la mirada de la mayor penetraba su figura, eso le hacía ponerse aún más nervioso, ¿qué quería?, si era sangre lo que deseaba del Zorro no lo iba a conseguir, no se regalaría tan facilmente, tal vez solo era curiosa, tal vez simplemente deseaba hacer un amigo, eso era lo que más anhelaba Mikuo, ver a una muchacha vampira que fuese completamente inofensiva, un muñeco de porcelana, eso necesitaba. La voz de la muchacha perturbó el molesto intento por calmarse, giró la cabeza mirando fijamente a la vampiresa, pronto, sin notarlo, frunció el ceño, debido al comentario de esta misma. - ¿cómo me darías miedo?, te ves más inofensiva que una muñeca.- mentía, en realidad el joven tenía tanto miedo que tiritaba de manera incontrolable, pero no podía aceptar esto, era demasiado orgulloso sobre esos temas, la muchacha habló nuevamente, en ese momento el Kitsune comenzó a prestarle más atención, rapidamente se levantó, apoyandosé en el barandal, no le quitaba el ojo a la mujer de cabello largo, Mikuo podía sentir el peligro, y este sentimiento solo logró traerle incluso más miedo, pánico, no estaba seguro si iba a soportar bien lo que ocurriría. - Ya te dije que no me das miedo. - comentó el muchacho de cabello azulado, mintiendo otra vez más, en su mente hacía un esfuerzo garrafal por convencerse a si mismo de que en realidad no tenía miedo, "Es el frío, es el frío..." se repetía de manera melódica, iluso, en algún momento debía aceptar que no era el frío. El muchacho quedó observando la gran torre de helado, se distrajo por unos momentos con esto, para luego volver a la realidad con las palabras de la chica, " ¿Qué? " fue su única reacción, ¿de qué estaba hablando?, ¿qué pesadillas?, su única pesadilla era terminar muerto en una zanja, o probablemente ser violado de una manera completamente cruel, y ella solo tenía la posibilidad de lograr la primera, pero no le dejaría. - ¿Qué insinuas? - comentó con tono defensivo, sus brazos no dejaban de tiritar, a pesar de que su voz sonase tan convencida, frunció el ceño ligeramente, soltó un gruñido que fue interrumpido por la acción de la chica, Mikuo quedó mirando al piso con la boca abierta, trago con algo de pánico, cerró los ojos con fuerza para llenar su mente de una frase constante. "No va a pasar nada malo, nada malo, tranquilo, calma..." seguía convenciendose de manera ilusa.

- ¿F...física?- su voz por primera vez se quebró ligeramente, por mucho esfuerzo que hacía nopodía dejar de temerle a la menor. - C-claro, es muy curioso, yo soy muy bueno en, f-física.- trató distraerse, para poder componerse nuevamente con su personalidad bastante más seria, pero no pudo, sus brazos tiritaban aún más, el peligro se acercaba más, tenía que escapar, pero no sabía como. Escuchó sus palabras atentamente, " Esto es una broma, una de muy mal gusto." pensó entrando cada vez más en un estado de pánico. - N-no... s-se...- su voz volvió a quebrarse, tensó todo su cuerpo, miraba fijamente a los ojos de la muchacha, expresando el pavor que sentía en esos momentos, una mirada de animal herido se dibujó en su rostro, el nuevo movimiento obligó a Mikuo a mirar hacía abajo, el vació, se descompuso aún más, se esforzaba por calmarse, pero no podía.

- ¿A...aaah.?- susurró apenas, su mirada llena de pánico se cruzó con la mirada de la menor, rapidamente agarró la muñeca de ella y se aferró a esta con ambas manos, su cuerpo tiritaba por completo, ya no podía ocultar el miedo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Casi nunca es suficiente [Priv/Mikuo]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.